Toldos extensibles

Toldos de brazo extensible

La principal característica de los brazos invisibles o articulados, también conocidos como brazos europeos o extensibles, es que son muy duraderos. Se trata de un toldo que sale horizontalmente de la fachada con el grado de inclinación que decide el cliente dependiendo de su localización, ya que sus brazos pueden ser regulados proporcionando múltiples posibilidades. Estos brazos se abren justo por debajo de la lona, sin necesidad de un punto de apoyo, dejando el espacio de abajo libre de obstáculos lo que le convierte en la solución perfecta para fachadas, balcones, terrazas, áticos y comercios. El toldo brazo extensible es un sistema muy funcional, que proporciona una agradable sombra en terrazas y balcones sin alterar la estética del entorno.

La estructura se compone de un eje superior para desenrollar y enrollar la lona y dos brazos articulados que se encargan de desplegar el tejido y mantenerlo tenso. Para dar tensión al brazo se emplea un resorte de muelle, un conjunto de componentes que hacen que el brazo tenga tendencia a abrirse por si solo, ejerciendo, de este modo, su fuerza en el sentido de la apertura. En Toldos Velázquez disponemos de una gran variedad de tejidos y materiales, así como de la posibilidad de instalar toldos de acción manual o motorizados. Dentro de la opción motorizada podemos añadir sensores de viento y sol para optimizar la protección solar.

Modelos con cofre

Los toldos de brazos extensibles están disponibles en varios modelos como el cofre y el semicofre, donde la lona se protege al recoger el toldo, asegurando su duración por mucho más tiempo, según el modelo, también se pueden proteger los brazos.